La sentencia del Juzgado Mercantil nº 10 de Barcelona, de 7 de noviembre de 2016, acuerda la posibilidad de cancelar la deuda hipotecaria con la entrega de la vivienda, sin necesidad de pactar con el banco.

El juez que la ha dictado considera que ha habido un desequilibrio entre las obligaciones contractuales que tenía el banco y las que tenía el cliente. Ello es así porque, en ocasiones en las que el consumidor-prestatario no podía asumir el pago,la entidad bancaria se aferraba a una claúsula del contrato que obligaba al consumidor a continuar con el pago de la deuda de la hipoteca, a pesar de que el banco ya se había adjudicado la vivienda(cubriendo así el precio de la deuda).

La resolución establece quela entidad bancaria no ha sido transparenteen la redacción de los contratos hipotecarios, puesto que el banco como profesional frente al consumidor que no tiene conocimientos específicos,no ha informado adecuadamente al cliente de las consecuencias que implicaba la firma del contrato, ni la redacción del mismo es suficientemente clara para asegurar que el consumidor comprendía el alcance de sus obligaciones.

Así, la sentencia señala que no es razonable que el banco se viese beneficiado por partida doble, adjudicándose la vivienda y pudiendo posteriormente venderla a un precio incluso superior al de su tasación y que el cliente sin embargo, se viese forzado a asumir una deuda de por vida, además de haber perdido su vivienda.

 

Esperemos que esta primera sentencia sea el comienzo de una jurisprudencia consolidada que proteja los derechos de los consumidores en la línea de los pronunciamientos del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Si tiene dudas sobre su deuda hipotecaria, no dude en consultarnos.